Protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género

El Modelo de Protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidios/feminicidios), es una herramienta didáctica que se enmarca en la Campaña del Secretario General: ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres.
El mismo responde a las necesidades y realidades de los países de la región y tiene por objetivo apoyar a las instituciones pertinentes con un instrumento práctico para abordar la investigación de las muertes violentas de las mujeres desde una perspectiva de género.
El Protocolo tiene un enfoque multidisciplinario y refleja un esfuerzo didáctico para que las investigaciones y las persecuciones penales integren los factores individuales, institucionales y estructurales como elementos esenciales para entender de manera adecuada el crimen y brindar una respuesta apropiada.

El Modelo de Protocolo se basa en las normas y los estándares internacionales y regionales en materia de derechos humanos. Responde al llamado realizado por la Asamblea General de las Naciones Unidas de fortalecer la respuesta de los sistemas penales y adoptar medidas destinadas a apoyar la capacidad de los Estados para investigar, perseguir y sancionar las muertes violentas de mujeres por razones de género.

La relevancia del Modelo de Protocolo reposa en el hecho que su finalidad es práctica, que su contenido responde a una demanda manifiesta de las instituciones nacionales, y que su proceso de elaboración fue participativo e involucró profesionales de los sistemas de justicia de toda América Latina. Es un ejemplo del trabajo mancomunado de las Naciones Unidas con instituciones y organizaciones nacionales y regionales.

En Honduras han tenido lugar distintas reuniones de organizaciones de Mujeres y del movimiento feminista que ha estado valorando la implementación del mismo. Un aspecto que genera controversia, es que en las distintas revisiones que han tenido lugar para su validación, Honduras no ha sido convocada, siendo uno de los países del triángulo norte con mayor número de femicidios. Eso ha generado ciertas resistencias entre el movimiento de mujeres. En cualquier caso se siente la necesidad de que exista un protocolo que vele por el buen cumplimiento de los estándares en tratamiento y forma de llegar una investigación en un caso de femicidio. Lo realmente importante es que dicho protocolo sea adaptado a la realidad de Honduras y sus particularidades para poder lograr un impacto positivo en los procesos de investigación en los cientos de casos que asolan el País. Según el Observatorio de la Violencia, los datos para 2013 fueron de 636 femicidios y existe una predisposición ascendente para 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: